Hoy en día tener epilepsia no da derecho a una valoración de discapacidad que facilite ayudas o los apoyos necesarios para que la persona pueda participar en la sociedad de manera digna y equitativa.

La FEDE ha reivindicado la necesidad de que la epilepsia sea tenida en cuenta como elemento que da derecho a una valoración de discapacidad mínima de un 33% (el porcentaje a partir del cual se puede acceder a ciertas medidas de discriminación positiva o ayudas de diferentes tipos).

Si necesitas más información sobre epilepsia y la discapacidad puedes hacer click en este enlace.